El reciente repunte del euro no es deseable y demuestra que los mercados financieros no lograron comprender la reciente declaración del Grupo de Siete naciones más industrializadas del mundo, ha señalado este jueves el primer ministro y Ministro de Economía de Luxemburgo, Jean-Claude Juncker. Los ministros de Finanzas del G7, que el fin de semana pasado se reunieron en Washington DC, mostraron su preocupación por las "fuertes fluctuaciones de las principales divisas" y sus posibles consecuencias para el crecimiento económico. Esta declaración supuso un cambio en materia de política de divisas con respecto a declaraciones anteriores, que utilizaron un lenguaje más suave para describir los movimientos de divisas.