El primer ministro luxemburgués y presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, cree que las bonificaciones de los altos directivos, los llamados bonus, "matan la confianza" y "rompen los equilibrios en el seno de la sociedad". "No es concebible que el paro, y el paro técnico, sean las ofertas de las que se pueden beneficiar los más frágiles y que los bonus continuen alimentando la codicia de una minoría de ricos", denunció en una entrevista en la emisora francesa 'Europe 1'. "Tenemos que parar eso", continuó Juncker, para quien existe el "peligro" de que se desencadene una crisis del sistema. "La gente ya no creerá en la economía social de mercado si los más frágiles son castigados duramente por la crisis y los más favorecidos salen con la sonrisa en los labios", argumentó.