La política llevada a cabo por la Reserva Federal va encaminada a empujar a los inversores hacia activos de riesgo. Es una de lasconclusiones esbozadas por su director de estrategia, Manuel Arroyo, que recomienda sobreponderar mercado emergente, apostar por el dólar y por países como China y los componentes del ASEAN.

Comenzando por los números redondos, el director de estrategia de JP Morgan Asset Management, Manuel Arroyo, mantiene la previsión de crecimiento mundial de cara a 2011 en el entorno del 4%, aunque es aún demasiado prematuro apuntar a un dato concreto. “Lo que están haciendo ahora los economistas”, asegura Arroyo, “es medir el impacto” de todos los acontecimientos que se han venido sucediendo en los últimos meses, pese a que seguro “quitará varias décimas sobre el crecimiento mundial,” especialmente Estados Unidos.

2011 se está caracterizando, además, por una reducción en la volatilidad de los mercados. “Hasta hace poco cualquier cartera contaba con una volatilidad que no era normal”, afirma Manuel Arroyo, y mientras, “el mercado americano está algo más caro que el europeo”.


Estados Unidos: ¿QEIII?
No hay análisis que se precie que no pase primero por hablar de lo que sucederá a dos meses vista en Wall Street. Ante la incertidumbre de saber si Bernanke aprobará o no un nuevo plan de relajación, de momento, lo que debería hacer Estados Unidos, según Arroyo, es “elevar el techo de deuda” –fijado por ley-, en la medida en Arroyo muestra su preocupación por el tiempo que les ha llevado a los miembros de la FED adoptar un consenso sobre una ínfima parte del déficit nacional. Aún así, JP Morgan AM asegura que “Estados Unidos va a ser la economía que más va a crecer este año.”

Por el momento, “lo que persigue la FED”, según Arroyo, “es empujar a la gente hacia activos de riesgo”, de manera que provoque un repunte de los mercados, encadenado con un crecimiento de la economía, por lo que "la gente se va a ver obligada a comprar renta variable”.

En materia de divisas, si bien casi ningún analista se atreve a recomendar dólares, Manuel Arroyo asegura que en caso de querer invertir en moneda, “lo recomendable es hacerlo sobre dólares”, aunque no crea que sea el momento, aunque “de aquí a los próximos meses se debería empezar a ganar dinero con el dólar”.

Europa&España: bendita incertidumbre
Alemania y Francia son las grandes apuestas de JP Morgan Asset Management
, frente a nuestro país que seguirá viendo “episodios de volatilidad y de deuda” y ya se verá puesto que “el déficit fijado del 3% a dos años”, de momento, se está cumpliendo con lo pactado, “pero queda la parte más dura”. La estrategia seguida por la compañía es enfrentar a la bolsa alemana o francesa frente a la española. Se esperan, por tanto, “nuevos episodios de incertidumbre, problemas para colocar deuda y nuevos ataques en la zona de la periferia” europea.

Con esta situación de partida, es razonablemente lógico que JP Morgan AM vea “poco valor en la deuda soberana”, mientras que dentro de la deuda corporativa “habría que centrarse en las emisiones inferiores a BBB”. Y sus recomendaciones no van más allá de Europa central y, destacados, los mercados emergentes.


Retorno a emergentes: China, ASEAN y Brasil
2010 acabó con la buena imagen que venían cosechando las nuevas economías ante los ojos de los inversores. El capital volvió a casa y con el aburrimiento de bolsas que viven más cómodas instaladas en la lateralidad y no dan sorpresas. Ahora es tiempo de regresar a los emergentes, países como China, donde “ya se ha producido gran parte del ajuste” y si bien lo había hecho “peor que otros países, ese diferencial debe cerrarse”, asegura Arroyo. Y mientras que en Japón, los fondos de JP Morgan se mantienen neutrales, “han vuelto a sobreponderar significativamente mercado emergente”, además, “los indicadores chinos parece que se están estabilizando” y prevén un buen 2011.

La apuesta de JP Morgan se extiende a países como Brasil y los miembros de la ASEAN que se verán beneficiados a partir de junio por una “moderación del precio de las materias primas que tendrá un importante impacto sobre el IPC” de sus economías. Diferenciando entre ellas, el cobre se está mostrando “mucho más sensible a la demanda”, otras como el petróleo se muestran “más sensibles al miedo”, mientras que el oro –como ya es costumbre- “cubre todo”. Por el contrario, donde no estarían, recomienda Manuel Arroyo, “es en las soft commodities, materias primas como el trigo, soja y arroz, cuyos precios se han inflado mucho”. Es momento de apostar por “mercados donde habrá un desajuste estructural entre la oferta y la demanda”.

Mira la entrevista del director de estrategia de JP Morgan AM, Manuel Arroyo, en Estrategias de Inversión