La firma estadounidense está muy dañada por la crisis hipotecaria. Las especulaciones acerca de su deuda permanecen, a pesar de que hace unas dos semanas el gobierno de Abu Dhabi le inyectaba 7.500 millones de dólares al comprar el 4,9% de su capital. Además, el analistas de CreditSights han asegurado que JPMorgan podría estar interesado en una eventual compra.