Las suspensiones de pagos en las corporaciones japonesas descendieron un 21,8% interanual en enero, su nivel más bajo desde 2007 y la sexta bajada mensual consecutiva, pero la deuda total que supusieron aumentó a los 2,6 billones de yenes (21.214 millones de euros), más del doble de la registrada en diciembre, debido a la bancarrota declarada por Japan Airlines (JAL).