Federico Ghizzoni, consejero delegado del banco italiano, ha afirmado que aunque algunos operadores de mercado opinan que Italia será el próximo país en pedir un rescate; la situación del estado transalpino es completamente diferente a la de Grecia.


“Sí, Italia tiene deuda. Mayor que la de otros países y es un 120% de su PIB, pero si coges el total de la deuda del país…la deuda externa es muy baja” ha declarado Ghizzoni en una entrevista a la CNBC.

“Lo que es importante en estos momentos es el déficit y es tan solo de un 4,6%; muchos otros países europeos tiene un problema con esto” ha dicho. Ha añadido que “el déficit italiano podría no ser tan elevado como el de otros países europeos, pero su déficit presupuestario es solo un problema si el crecimiento no sigue”.

“Creo que el verdadero problema de Italia y donde el gobierno debe centrarse es en el crecimiento. Es muy bajo. Así que a largo plazo, podría generar problemas, incluyendo la capacidad de reducción de deuda” ha señalado el consejero delegado de Unicredito y ha añadido que “no ve a Italia como un problema actualmente”.

Ghizzoni no se muestra muy optimista con Grecia, donde ve un gran problema y no está de acuerdo con una nueva restructuración de la deuda. Considera que “podía haber sido posible hace un año, pero no ahora. Es demasiado tarde”.

En relación con Mario Draghi, gobernador del Banco de Italia, y su posible nombramiento como próximo presidente del BCE, Ghizzoni no cree que esto “sea de utilidad para su país de origen”.

“El señor Draghi es una persona muy rigurosa, con unos principios muy firmes y seguramente se dedicará por completo a Europa, sin dar preferencia a un país por encima de otro”.

“Creo que esto es una garantía para Europa, una garantía de la independencia del Banco Central Europeo. Será un buen presidente si finalmente es nombrado” ha pronosticado.