El Tribunal de Apelaciones de Italia rechazó a mediados de este mes el recurso de Telefónica para impedir la retirada de su licencia de telefonía móvil 3G, dando la razón al Gobierno transalpino, que quiere revender las frecuencias, según publica hoy Cinco Días. El diario añade que la operadora española hace que tiempo que provisionó en su cuentas esta posibilidad y recuerda que Telefónica compró la licencia en 2000 junto con otros socios por 2.443 millones de euros, más la cantidad adicional de 826 millones tres años después por no cumplir las condiciones de despliegue e inversión. Por otra parte, la prensa española se hace eco de unas declaraciones realizadas ayer por el presidente de Telecom Italia, Gabriele Galateri di Genola, en las que insiste en que no hay planes de integración con Telefónica, asegurando que esta hipótesis está 'fuera de lugar'.