El Senado italiano dio hoy el primer sí para la aprobación del plan de ajuste promovido por el Gobierno, por un valor de 54.265 millones, con el que pretende sanear las cuentas públicas y alcanzar el equilibrio presupuestario en 2013.


El plan, que fue sometido a una cuestión de confianza por el Gobierno que preside Silvio Berlusconi, salió adelante con 165 votos a favor, 141 en contra y 3 abstenciones, con lo que ahora pasará a la Cámara de los Diputados para su ratificación definitiva.

En las últimas horas previas a la aprobación del texto, el Ejecutivo introdujo una subida de un punto porcentual, del 20 al 21 por ciento, del IVA, que supondrá 4.000 millones de euros al año y un gravamen del 3 por ciento sobre aquellos que superen los 300.000 euros anuales de ingresos, lo que afectará a 34.000 italianos.

Durante la votación se produjeron altercados en las proximidades del Senado protagonizados por un grupo de "indignados" que fueron dispersados mediante cargas policiales.