Las autoridades irlandesas lavantarán gradualmente a lo largo de esta mañana las restricciones de entrada y salida de vuelos en los seis aeropuertos del país, según informó la Autoridad de la Aviación Irlandesa (IAA), que ha reconocido, no obstante, que la nube de ceniza procedente del volcán islandés "sigue suponiendo un riesgo" en caso de que cambien los vientos.

Los seis aeropuertos --incluido el de Shannon, una importante escala para los vuelos con Estados Unidos-- abrirán gradualmente a lo largo de la mañana. El cierre había sido anunciado ayer jueves por la noche. El principal aeropuerto de Irlanda, Dublín, ha permanecido abierto.

Pese a todo, la IAA ha reconocido en su comunicado que, "aunque los vientos del norte han mantenido la nube de cenizas alejada sobre el Atlántico, el aumento del tamaño de la nube sigue suponiendo un riesgo, especialmente si cambian los vientos".