El primer ministro irlandés, Enda Kenny, ha pedido este jueves tras reunirse con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, que la contribución de la banca a rescates de países de la eurozona se limite únicamente al caso de Grecia y ha rechazado que en el futuro se apliquen quitas a los bonos de Irlanda, Portugal o cualquier otro Estado miembro que necesite ayuda. Kenny ha asegurado que no tiene ninguna objeción a que se adelante a mediados de 2012, un año antes de lo previsto, la entrada en funcionamiento del fondo de rescate permanente para países endeudados, tal y como ha propuesto Barroso.

Se especula con que finalmente se ha impuesto la tesis de Alemania y que la quita griega no será del 21%, como se había pactado en julio, sino que se situará entre el 30 y el 50%, según fuentes comunitarias. Esta quita tendrá que ser asumida por los bancos que tienen posiciones en Grecia, en su mayoría franceses y alemanes.