La inversión directa extranjera en China bajó un 22,5 por ciento en abril respecto al mismo mes del año anterior, lo que supone el séptimo mes consecutivo de caídas, según informó hoy el Ministerio de Comercio chino. En total, la inversión directa procedente del exterior ascendió en abril a los 5.890 millones de dólares (4.340 millones de euros). La caída de abril agudiza la tendencia negativa de este indicador, que en marzo ya retrocedió un 9,5 por ciento, y se trata ya del peor período desde la crisis financiera que vivió Asia a finales de la década de 1990.