El fabricante de semiconductores Intel registró una pérdidas de 283 millones de euros (398 millones de dólares) en el segundo trimestre de 2009, sus primeros 'números rojos' en más de 20 años, debido a la sanción de 1.031 millones de euros (1.450 millones de dólares) impuesta por la Comisión Europea por violar las leyes antimonopolio. La compañía precisó que excluyendo los efectos de la multa de la Comisión Europea, Intel habría registrado un beneficio neto de 746,87 euros (1.049 millones de dólares).