El mayor fabricante de microprocesadores del mundo, Intel dijo el miércoles que ha recurrido ante el Tribunal de Primera Instancia de la Unión Europa la sentencia y la multa de 1.060 millones de euros impuestas por la Comisión Europea. La comisión determinó en mayo que Intel era culpable de abuso de posición dominante al excluir ilegalmente del mercado a su rival Advanced Micro Devices, de Sunnyvale, California, al pagar a los fabricantes de ordenadores y minoristas para que no utilizaran los productos de AMD.