El mayor fabricante de chips del mundo ha elevado sus beneficios un 25% en el segundo trimestre, gracias a sus sólidas ventas de microprocesadores para computadoras portátiles. Intel ganó 1.600 millones de dólares (28 centavos por acción), frente a los 1.280 millones de dólares (22 centavos por título) del mismo periodo del año anterior.