Alemania sufrirá este año previsiblemente un retroceso económico del 5%, si bien a finales de año se empezará a registrar una ligera recuperación, según el informe difundido hoy por el instituto de estudios económicos de Berlín DIW. Para el año próximo el DIW no quiere hacer pronósticos concretos, porque son demasiadas las inseguridades, pero parte de una "muy débil y lenta recuperación". Según indicó el presidente del DIW, Klaus Zimmermann, esa incipiente recuperación se deberá en primer lugar a los efectos de los diversos programas de estimulación económica lanzados por numerosos gobiernos del mundo.