No ha obedecido a las presiones de alguno de sus miembros. El Banco de Inglaterra ha dejado los tipos de interés en la barrera en la que estaban, el 0,5%.

De igual manera, la entidad ha mantenido el programa de recompra de 200.000 millones de libras sin cambios.