El grupo financiero holandés ING está pidiendo a algunos directivos de la compañía que devuelvan las primas cobradas en 2008, dijo su consejero delegado en una entrevista publicada el lunes por un diario holandés. "Estamos pidiendo a 1.200 directivos que entreguen sus primas", dijo el consejero delegado de ING, Jan Hommen, al diario holandés De Volkskrant. "Es una petición moral", manifestó. ING pagó unos 300 millones de euros en pagos extraordinarios a unos 40.000 empleados en 2008, pero Hommen dijo que sería imposible recuperarlos todos.