La inflación subyacente en los precios que pagan los consumidores fue del 0,1% en abril, y ha subido un 2% en un año, según informó hoy el Departamento de comercio de Estados Unidos. Por primera vez en 14 meses esa medida de la inflación, a la cual la Reserva Federal presta mucha atención, ha quedado dentro de los márgenes que el banco central considera aceptables para la economía de Estados Unidos.
Los datos indican que los consumidores alimentan el crecimiento de la economía sin que se acelere la inflación. El gasto de los consumidores, que en EEUU representa más de dos tercios del producto interior bruto, creció en abril un 0,5%, comparado con un 0,4% en marzo. Las cifras sustentan el pronóstico del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, quien espera que el ritmo de crecimiento económico aumente durante la segunda mitad del año, y que debe mantenerse la vigilancia sobre la inflación. La renta personal bajó un 0,1% en abril después de un incremento del 0,8% en marzo, cuando aumentó por los pagos de primas y el ejercicio de opciones sobre acciones. Debido al aumento del gasto, en un mes durante el cual bajó la renta, la tasa de ahorro bajó del 0,7% negativo en marzo a un 1,3% negativo en abril. El dato muestra que los consumidores gastan más que lo que ganan y se endeudan. La renta disponible, el dinero que queda en manos de los consumidores después del pago de los impuestos, bajó el 0,1% en abril, después de un incremento del 0,7% en marzo. En un año la renta disponible ha subido un 5,6%.