El Ministerio de Industria ha encarecido en dos años en un 23% el recibo de la luz para un consumidor doméstico medio, lo que supone más de cinco veces el incremento del IPC en este mismo periodo, según las conclusiones de un informe sobre los precios regulados de la eléctricidad realizado por Facua-Consumidores en Acción. La asociación considera además que la nueva Tarifa de Último Recurso (TUR), que empezó a funcionar esta semana, tendrá carácter "disuasorio" y servirá para "arrojar a los usuarios domésticos a un mercado libre promovido artificialmente por el Gobierno".