La subida en enero de la tarifa de acceso en la que se recogen los costes regulados del sistema eléctrico permitirá contener el déficit de tarifa --diferencia entre ingresos y costes de la generación-- de 2010 hasta los 2.266 millones de euros y, con ello, conseguir que el desajuste se sitúe por debajo de los 3.000 millones de máximo fijado por el Gobierno.