La Junta de Accionistas de Indra aprobó hoy la distribución de un dividendo bruto de 0,50 euros por acción con cargo al ejercicio 2007 que se hará efectivo a partir del 8 de julio. Este dividendo supone un incremento del 16% en la cantidad abonada con cargo al ejercicio 2006 y eleva el "pay- out" de la compañía, es decir, el porcentaje de beneficios que se destina a dividendos, al 55%. Una vez descontada la retención del 18% con que Hacienda grava este tipo de rendimientos del capital, los accionistas de Indra percibirán un dividendo neto de 0,41 euros. Para hacer frente a esta retribución, la compañía tecnológica deberá desembolsar 82 millones de euros repartidos entre los 164,1 millones de acciones que componen su capital social.