Un indicador de la demanda futura de viviendas usadas en Estados Unidos aumentó en agosto más de cuatro veces lo que esperaba el mercado, a medida que el sector inmobiliario continúa saliendo lentamente de su prolongada crisis. La Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios, o NAR por sus siglas en inglés, informó el jueves que su índice de ventas pendientes de viviendas usadas ascendió en agosto un 6,4% a 103,8, frente a los 97,6 en julio. El incremento marca la séptima alza consecutiva en las ventas pendientes de viviendas.