Los estadounidenses se apresuraron en marzo a firmar contratos para comprar viviendas usadas por segundo mes consecutivo, a medida que un crédito tributario del gobierno impulsaba la demanda en el sector inmobiliario La Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios, o NAR por sus siglas en inglés, informó el martes que su índice de ventas pendientes de viviendas usadas aumentó en marzo un 5,3% a 102,9. Sobre una base anual, el índice se ubicó un 21,1%, sobre su nivel de 85,0 registrado en marzo del 2009. Los analistas consultados por Dow Jones Newswires esperaban, en promedio, que las ventas ascendieran en marzo el 5,0%.