El banco central de India ha seguido los pasos adoptados en las últimas jornadas por China, y ha elevado el requisito de las reservas exigidas a la banca del país hasta el 5,75%, desde el 5% previo, en un intento por moderar el crecimiento crediticio.