Los consumidores espańoles muestran una seria desconfianza en relación con la situación económica de Espańa, presente y futura, que contrasta con la mayor confianza que tienen de sus propias y familiares situaciones económicas
Baja la expectativa de la economía española Los consumidores espańoles muestran una seria desconfianza en relación con la situación económica de Espańa, presente y futura, que contrasta con la mayor confianza que tienen de sus propias y familiares situaciones económicas. Si ven el presente con cierto pesimismo moderado, el futuro lo ven aún peor. Aunque endeudados, siguen manteniendo una seria confianza en su capacidad de pago. Les preocupan especialmente las expectativas laborales, y, en definitiva, se muestran alertas ante la evolución de la economía espańola. Parece que, desde que esta serie nació en junio de 2006, las seńales que captan procedentes del mundo económico no les tranquilizan; antes al contrario, a medida que pasa el tiempo, les hacen desconfiar cada vez más, aunque todavía estemos lejos de visiones especialmente negativas, críticas o catastrofistas.