La empresa de tecnología IBM acaba de lanzar al mercado 'Green Sigma', un nuevo servicio de consultoría destinado a ayudar a las empresas a reducir su impacto ambiental incrementando su eficiencia energética mediante una mezcla de asesoramiento, sensores de red para medir el gasto y un 'software' de análisis de datos. La idea consiste en ayudar a las empresas a reducir el consumo energético y de agua que realizan en su sistema de transporte, sus fábricas o sus oficinas, cambiando o eliminando las actividades y procesos que se demuestren a través de las mediciones que son innecesarios.