Algo falla en la renta variable, las recientes caídas continúan sin despertar el interés de los operadores y el volumen de negocio permanece en niveles deprimidos, por debajo de la media de 200 sesiones.

Mal síntoma para confiar en un rebote en los niveles de soporte más próximos, 10.076 / 10.030 en el caso del Ibex35. Si analizamos los últimos giros al alza del indicador MACD por debajo de su banda neutral, todos a excepción del producido en AGO10 (es conocida la caída del volumen en verano) y el de la semana pasada, vinieron acompañados por un fuerte repunte en el volumen de negocio.

No es que sea un requisito imprescindible para que exista un rebote que el volumen de negocio sea amplio porque al fin y al cabo el que manda es el precio. Pero, con lo visto en anteriores ocasiones si parece un requisito deseable que inspira fiabilidad a las subidas. Puede que un testeo o pérdida puntual de los soportes de la semana pasada salte algunos stops y permita que el volumen resurja.

Por el momento, con las medias móviles de 40 y 200 sesiones cruzándose a la baja y con una falta de volumen alarmante, la apertura de posiciones largas en soportes parece una decisión arriesgada.


Ibex 35 en gráfico diario