Ibersecurities ha rebajado su recomendación sobre Repsol de "comprar" a "vender" y ha fijado un precio objetivo de 29,1 euros por acción, porque considera que la petrolera ya no tiene potencial tras la subida de los últimos dos meses.