El consejo de administración de Iberia aprobó durante la junta general de accionistas el pago de un dividendo bruto de 0,035 euros por acción que será abonado partir del 30 de junio, con cargo a los resultados de 2006, así como una cuantía global máxima de 1,8 millones de euros para las retribuciones de los consejeros, en concepto de asignación fija, compensación económica por asistencia a reuniones del consejo y retribución variable en especie, informó hoy la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).