Los títulos de Iberia registraron hoy un avance del 3,1%, hasta los 4 euros por acción, lo que supone un máximo histórico en su cotización, en el marco de la recomendación favorable de Merrill Lynch y de que trascendiera que este banco asesora a Lufthansa para estudiar una posible compra de Iberia.
Los títulos de la aerolínea cotizaron entre los 4,01 euros del precio más alto y los 3,88 euros del más bajo, tras intercambiarse en el mercado un total de 24,2 millones de títulos, valorados en 95,9 millones de euros. A pesar de que el presidente de la compañía alemana, Wolfgang Mayrhuber, ha repetido en distintas ocasiones que no tiene interés en la española, algunos analistas consultados por Europa Press reconocieron que ésta podría adquirir una participación de "entre un 5% y un 10%" de Iberia. Por su parte, la aerolínea presidida por Fernando Conte también ha dado un paso en este sentido al otorgar el mandato de venta al banco de inversión Goldman Sachs, según publicó hoy el diario 'Expansión', aunque ni el banco ni la aerolínea quisieron realizar ningún comentario al respecto. El propio Goldman Sachs restó importancia en un reciente informe a los rumores sobre un posible acercamiento corporativo entre Iberia y la alemana Lufthansa, al considerar que la integración de Swiss en la segunda ya ocupa la atención de la aerolínea presidida por Wolfgang Mayrhuber. A pesar de que ambas aerolíneas han comunicado oficialmente que no existen negociaciones sobre una eventual operación corporativa, sus presidentes se muestran convencidos durante sus intervenciones en la necesidad de que se consolide el sector aéreo y consecuentemente, en un proceso de fusiones entre aerolíneas. Iberia, por su parte, sí ha confirmado que su presidente tiene autorización para facilitar información a potenciales inversores. Por otro lado, el diario británico 'The Times' publicaba ayer el interés del fondo de capital riesgo Texas Pacific Group (TPG) en lanzar una Oferta Pública de Adquisición (OPA) por la aerolínea española Iberia de 2.700 millones de libras (unos 4.000 millones de euros), lo que podría forzar a British Airways a presentar una oferta que contrarrestara ésta.