Iberia registró unas pérdidas netas de 273,24 millones de euros en 2009, frente a unas ganancias de 31,96 millones de 2008, según informó hoy la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), que calificó el ejercicio como "uno de los más difíciles de su historia". El resultado de explotación antes de amortizaciones y alquiler de flota (Ebitdar) cayó un 87,8%, hasta los 61 millones de euros, frente a los 500 millones del ejercicio 2008. El resultado de explotación, que incluye sólo las partidas recurrentes, cayó un 79%, hasta alcanzar unas pérdidas de 464 millones.