El director general de Iberia, Enrique Donaire, ha reconocido que la aerolínea calcula perder un 35% de los pasajeros que tiene actualmente el puente aéreo Madrid-Barcelona tras la entrada en funcionamiento del AVE que unirá las dos ciudades, previsto para el próximo 21 de diciembre. Según ha explicado Donaire esta mañana en una intervención en el foro de debate sobre turismo organizado por el grupo hotelero Hotusa, el tren de alta velocidad se une a la competencia ya existente de otras aerolíneas, pero ha asegurado que no va a significar la reducción del volumen de vuelos ni de las frecuencias de los mismos. El director general de Iberia ha remarcado que la conexión aérea que realiza Iberia entre Barcelona y Madrid es "el mayor puente aéreo del mundo", con 90 aviones diarios entre ambas ciudades, aunque sí ha admitido que el AVE va a suponer una "reestructuración de la oferta" en forma de recorte de plazas.