Los resultados empresariales no consiguen que el Ibex 35 deje atrás los números rojos, aunque el selectivo del contínuo reduce sus pérdidas frente a la apertura. Se deja a media sesión un 0,22 por ciento, hasta los 14.880 puntos. La renta variable de todo el viejo continente -salvo Londres- acusa el mal tono de Wall Street en la última jornada y “se asusta” ante la reaparición en escena del “fantasma” de una crisis hipotecaria en EE.UU. En el mercado contínuo, se disparan las acciones de Astroc, tras confirmar la inmobiliaria que negocia su fusión con AISA.
La sombra de los malos resultados de Countrywide -la mayor entidad hipotecaria de EE.UU-, debido a los impagos en las hipotecas, se alarga y se extiende desde Wall Street a todas las bolsas europeas. Se reavivan los temores a una crisis hipotecaria en EE.UU, con los consiguientes efectos en la economía, y ese miedo “lleva la timidez a las órdenes de compra” en la bolsa española. Los retrocesos, eso sí, se moderan frente a los de la apertura y lo hacen apoyados en el buen tono de grandes valores como Iberdrola o Telefónica. La operadora – objeto de recomendación por parte de gran parte de los expertos- repunta un 0,41 por ciento. Sin perder de vista lo que ocurre al otro lado del Atlántico, los inversores se fijan en la avalancha de resultados empresariales que se han conocido en esta jornada marcada por la escasez de volumen y la alta volatilidad.