El consorcio formado por Iberdrola Renovables y Vattenfall se ha adjudicado en Reino Unido los derechos de construcción de uno de los mayores parques eólicos del mundo, con una potencia de hasta 7.200 megavatios (MW), anunció hoy la compañía.
Fuentes del sector indicaron a Europa Press que el complejo podría atraer unas inversiones de cerca de 20.000 millones de euros hasta 2020. Su adjudicación forma parte del programa del Gobierno británico para desarrollar a gran escala la eólica marina en aguas del país, valorado en 100.000 millones de libras (112.000 millones de euros) y capaz de generar hasta 60.000 empleos.

En todo caso, fuentes de Iberdrola precisan que la inversión será por el momento muy reducida, ya que se trata de un proyecto en desarrollo que requiere numerosos estudios iniciales antes del lanzamiento de la fase de instalación. La construcción podría comenzar en 2015 y durar cinco años.

La potencia adjudicada a Iberdrola Renovables en este parque marino, llamado Norfolk, equivale al 72% de los más de 10.000 MW de los que dispone la compañía en todo el mundo, y se acerca a los 7.716 MW del parque nuclear español. Además, podría suministrar electricidad a cinco millones de hogares.

El futuro parque eólico se ubicará en la costa de East Anglia, en el Mar del Norte, y contará con entre 1.000 y 2.000 turbinas. Su potencia supera los cálculos iniciales, que cifraban en 5.000 MW la capacidad de desarrollo de la zona elegida, con una superficie de 5.878 kilómetros cuadrados y con escasa profundidad.

VENTAJAS OROGRÁFICAS Y CLIMÁTICAS.

Entre los puntos fuertes de la ubicación, Iberdrola destaca sus buenos recursos eólicos, las profundidades inferiores a los 45 metros, la cercanía con varios puertos británicos con potencial industrial, la posibilidad de acceder a la red eléctrica, la relativa proximidad a la costa (14 kilómetros en el punto más cercano) y el alto nivel de cualificación de los trabajadores del proyecto.

El futuro parque 'off shore' superará con creces el tamaño del mayor complejo de eólica marina actualmente operativo, el de Horns Rev (Dinamarca), de 400 MW, y será siete veces mayor que el gran proyecto en construcción en el Estuario del Támeses, el London Array, de 1.000 MW.

Iberdrola desarrollará el proyecto a través de su filial Scottish Power, adquirida en 2007. La eléctrica española es el tercer distribuidor eléctrico de Reino Unido y participa junto a GDF Suez y SSE en el programa nuclear británico.

LA APUESTA BRITÁNICA.

El primer ministro británico, Gordon Brown, anunció hoy en persona, en un acto celebrado en Exeter al que acudió el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, los nombres de los adjudicatarios del programa del eólica marina, que contempla el desarrollo de 32.200 MW hasta 2020.

El gran vencedor del concurso fue el consorcio Forewind, formado por la británica Scottish and Southern Energy (SSE), la alemana RWE y las noruegas Statoil y Statkraft, que desarrollará el parque eólico de Dogger Bank, de 9.000 MW.

Por detrás de este consorcio y del de Iberdrola, figuran Centrica (4.200 MW en Irish Sea), Mainstream and Siemens (4.000 MW en Hornsea), SSE & Fluor (3.500 MW en Firth of Forth), RWE EnPower (1.500 MW en el Canal de Bristol), EDP y Sea Energy (1.300 MW en Moray Firth), Eneco (900 MW en la isla de Wight) y E.ON (600 MW en Hastings).

"IMPORTANTE RETO DE INGENIERÍA".

Tras conocer la adjudicación, Sánchez Galán se mostró "encantado" de trabajar junto a Vattenfall y consideró que el desarrollo del parque eólico "será un importante reto de ingeniería". "Como la mayor operadora terrestre de Reino Unido, hemos adquirido una gran experiencia en los últimos quince años que nos ayudará a culminar este ambicioso proyecto", añadió.

Por su parte, el presidente y consejero delegado de Vattenfall, Lars G. Josefsson, calificó a la eólica 'off shore' de "piedra angular" para el desarrollo de las energías renovables y mostró su satisfacción por trabajar junto a Scottish Power.