La filial de energías renovables de Iberdrola, Iberdrola Renovables, saldrá a Bolsa a pesar de la situación de volatilidad que viven en estos momentos los mercados como consecuencia de la crisis hipotecaria en Estados Unidos. Además de Iberdrola Renovables, otras salidas a Bolsa que podrían tener lugar antes de que termine el año son las del holding de participadas de 'la Caixa' y su homólogo de Bancaja, como ya anunciaron ambas entidades.
Sin embargo, los analistas consultados señalaron que estas cajas de ahorros todavía no han presentado un calendario oficial, por lo que se consideran "tentativas" y todavía "pueden esperar", aunque estas OPV estaban previstas para el segundo semestre del año. "Iberdrola Renovables es la única segura, que ha presentado ya un calendario y está previsto que salga a Bolsa el 31 de octubre", indicaron los expertos de Inversis, que precisaron que la situación actual del mercado no influye en las firmas que tienen previsto salir a cotizar "para hacerse públicas o para aumentar el accionariado", aunque sí podría afectar a las que buscan tan sólo "captar dinero". A su juicio, las OPV se verían condicionadas por el ritmo del ciclo si este fuera "muy crudo", algo que "hoy por hoy" no sucede. De hecho, indicaron que para obtener financiación "casi es mejor acudir al mercado de valores que al mercado de crédito". 4.000 MILLONES PARA INVERTIR EN RENOVABLES. Iberdrola anunció en mayo que su filial saldría a cotizar en el último trimestre de 2007 y su presidente, Ignacio Sánchez Galán, precisó en la presentación de resultados del primer semestre que ésta tendría lugar a finales de octubre o principios de noviembre. La fecha tentativa que maneja la empresa es el 31 de octubre. La operación consistirá en una ampliación de capital social de Iberdrola Energías Renovables, cuyo volumen se colocará después en Bolsa a través de una oferta pública de suscripción. La filial de renovables incluye activos de Scottish Power y de la subsidiaria estadounidense PPM, y podría alcanzar un valor cercano a los 20.000 millones de euros, de modo que la colocación en Bolsa del 20% de su capital generaría al grupo de Ignacio Sánchez Galán unos ingresos de 4.000 millones. Los ingresos serán destinados a acelerar el crecimiento de Iberdrola en el área de las renovables, en la que cuenta con 6.500 megavatios (MW) operativos y con una cartera de proyectos que suman casi otros 38.000 MW. La salida a Bolsa de Iberdrola Renovables será la cuarta del año, tras las protagonizadas por Clínica Baviera, Realia y Almirall y las diez registradas en 2006.