La ambición de Reino Unido de convertirse en líder global en energías renovables sufrió un gran revés cuando el mayor productor eólico mundial, Iberdrola y su filial Iberdrola Renovables, dijo que reducirá su plan de inversiones, publica el jueves el diario británico The Times. El anuncio se produce menos de dos meses después de que el gobierno respaldara una serie de centrales de gas, lo que aumentó la preocupación de que el gobierno no sea capaz de cumplir su compromiso de una revolución de energías verdes, señala el diario.
La decisión de Iberdrola Renovables de reducir sus inversiones en Reino Unido en más de un 40%, o 300 millones de libras esterlinas, -suficiente para construir un huerto eólico que genere energía para 200.000 hogares- es el mayor obstáculo para el objetivo del primer ministro, Gordon Brown, de que se genere un 35% de la electricidad del país con energías renovables en 2020, según The Times.

El Gobierno de Gordon Brown se ha propuesto generar en 2020 el 35% de la electricidad a partir de fuentes renovables, y calcula que el esfuerzo para elevar la contribución de estas tecnologías, situada en la actualidad en el 5%, conllevará unas inversiones de cerca de 100.000 millones de libras (107.500 millones de euros).

El consejero delegado de Iberdrola Renovables, Xavier Viteri, atribuyó el descenso en las inversiones a la crisis económica, así como a la incertidumbre en Reino Unido.

Shell y BP han pospuesto o renunciado a varios proyectos de energías renovables en el país, incluido el de construir 341 turbinas de generación en el estuario del Támesis, valorado en 3.000 millones de libras (3.225 millones de euros).