El Gobierno británico ha aprobado el emplazamiento adquirido por Iberdrola y sus socios GDF Suez y Scottish and Southern Energy (SSE) para construir una central nucleary ha recibido una oferta de la eléctrica española para el desarrollo de una planta emblemática de secuestro y almacenamiento de CO2.


En concreto, el Ejecutivo de Gordon Brown dio el visto bueno a diez enclaves identificados como aptos para la construcción de centrales, entre los que figura el de Sellafield (Cumbria, Noroeste de Inglaterra), cuya adquisición por 70 millones de libras (77 millones de euros) cerraron Iberdrola y sus socios a finales de octubre.

Además, en un comunicado, el responsable de Energía y Cambio Climático del Gobierno británico, Ed Miliband, anuncia que su departamento ha recibido dos ofertas, una de E.ON y otra de la filial escocesa de Iberdrola, Scottish Power (SP), para construir una planta pionera de captura de CO2. La fase de diseño de la nueva instalación concluirá el próximo año.

Miliband presentó ayer ante el Parlamento británico seis borradores con la nueva política nacional en materia de energía y sostenibilidad. Los textos servirán de base para las decisiones de la Comisión de Planificación de Infraestructuras a partir de marzo de 2010.

En el caso de los emplazamientos nucleares, los diez enclaves identificados por el Gobierno para uso nuclear a partir de 2025 son, aparte del de Sellafield, los de Braystone (Cumbria), Kirksanton (Cumbria), Heysham (Lancashire, Oeste de Reunio Unido), Wylfa (Oeste), Oldbury (Suroeste), Hinkley Point (Suroeste), Hartlepool (Este), Sizewell (Sureste) y Bradwell (Sureste).

Iberdrola y sus socios tienen previsto preparar a partir de ahora un plan detallado para construir una central de 3.600 megavatios (MW) de potencia en Sellafield, que será sometido a la consideración de las autoridades locales. La construcción de la planta podría iniciarse en 2015.

El consorcio con el que concurre Iberdrola está participado en un 37,5% por la eléctrica española, en otro 37,5% por GDF Suez y en un 25% por SSE, y se creó este año con el propósito de optar a la construcción de nuevas centrales en Reino Unido.

SP Y LA CAPTURA DE CO2

En paralelo al anuncio del Gobierno británico, Scottish Power confirmó que el consorcio en el que participa junto a Shell, National Grid y Aker Clean Carbon para desarrollar plantas de captura de CO2 ha presentado una oferta para el desarrollo de una instalación pionera. En la oferta se incluye "un estudio técnico y comercial" sobre el proyecto, indica la compañía.

"El proceso de selección de plantas de captura de CO2 del Gobierno británico está yendo bien y estamos satisfechos con el estudio detallado que hemos presentado", aseguró el consejero delegado de SP, Nick Horler, en un comunicado.

"El consorcio de Scottish Power está preparado para que la planta de Longannet entre en fase comercial a partir de 2014 y ayude a Reino Unido a tomar conciencia del gran potencial económico y ambiental de esta tecnología revolucionaria", añadió.