El consejo de administración de Iberdrola propondrá una política de dividendos "en niveles" de entre el 57% y el 60% del beneficio neto y continuará conteniendo costes y realizando desinversiones durante 2010, afirmó hoy el presidente de la compañía, Ignacio Sánchez Galán, en una conferencia con analistas. Sánchez Galán no adelantó previsiones de beneficio para 2009, pero dijo que el Ebitda y el "nivel operativo" aumentarán entre el 5% y el 7%. "El dividendo aumentará en la proporción en que aumente el resultado neto", señaló. "Para 2010 prevemos una clara tendencia de estabilización de demanda en todos los mercados, ya que la situación no puede ser peor", afirmó el presidente de la compañía, antes de adelantar que el grupo ya ha colocado en el mercado más de la mitad de la producción de electricidad y el gas del próximo año.