La filial británica de Iberdrola, Scottish Power, y sus socios en el consorcio para el desarrollo de proyectos eólicos marinos en Reino Unido son los principales candidatos en el concurso para la construcción en el país de un parque 'off shore' de 5.000 megavatios (MW) de potencia.