El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, reclamó hoy "un gran acuerdo general" para afrontar la crisis económica, que implique "a toda la sociedad" e incluya reformas en los mercados de bienes y servicios, así como en el energético. Además, se mostró convencido de que la fortaleza de la eléctrica permitirá superar en 2009 el beneficio del pasado ejercicio y repartir un dividendo similar al de 2008. Durante su intervención ante la Junta General de Accionistas que hoy se celebró en Bilbao, Sánchez Galán aludió al "deterioro económico" experimentado en los últimos meses que, a su juicio, hace preciso "apoyar los sectores tractores de la economía, como son los ligados al desarrollo de infraestructuras de transporte, telecomunicaciones y energía". Según precisó, las compañías eléctricas "están llamadas a jugar un papel fundamental en la superación de esta crisis" porque son "motores de crecimiento" y "dinamizadoras de toda la economía" a través de sus "cuantiosas inversiones, creando empleo y ofreciendo un servicio esencial, ligado directamente a la actividad productiva".