El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, pidió hoy la renovación de la autorización de la central nuclear burgalesa de Garoña tras considerar que la planta se encuentra en un estado "excelente" y ha sido auditada "de manera sistemática" por organismos como la Agencia Internacional de la Energía (AIE). "Me costaría mucho trabajo que con la crisis que tenemos y la que está cayendo los españoles seamos tan ricos como para cerrar algo que está en estado excelente", afirmó durante una rueda de prensa con motivo de la junta de accionistas de la eléctrica, que se celebrará el viernes.