El consejo de administración de Iberdrola nombró hoy a María Helena Antolín Raybaud y a Santiago Martínez Lage nuevos consejeros de la compañía, con lo que renueva parcialmente su órgano rector sin dar entrada aún a ningún representante de su principal accionista, el grupo ACS, que posee el 7% de forma directa y el 5% en derivados.
  Fuentes de la eléctrica explicaron a Europa Press que los dos nuevos vocales proceden de Iberdrola Renovables, de cuyo consejo saldrán en su momento, y que su designación no se realizará por cooptación, sino en la junta de accionistas que Iberdrola celebrará el 26 de marzo en Bilbao. Esta fecha fue acordada en la reunión de hoy del consejo de la eléctrica.

   Los dos nuevos consejeros tendrán consideración de externos independientes y sustituirán en el cargo a los también externos independientes José Orbegozo Arroyo y Lucas María de Oriol, quienes han presentado su dimisión "por motivos personales", señalan las fuentes.

   El consejo decidió también hoy reelegir a otros siete de los quince miembros del órgano rector, que este año concluyen el mandato de cinco años para el que fueron designados. Entre los consejeros renovados figura el presidente de la compañía, Ignacio Sánchez Galán. Estos cambios, asegura Iberdrola, se inscriben en "la normalidad institucional" de la empresa.

   El resto de los consejeros que continuarán en la compañía son los vocales externos independientes Víctor de Urrutia Vallejo, Ricardo Álvarez Isasi, José Ignacio Berroeta Echevarría, Juan Luis Arregui, Julio de Miguel Aynat y Sebastián Battaner Arias.

   En mayo del año pasado, el presidente de ACS, Florentino Pérez, reivindicó el "derecho" de su grupo a tener presencia en el consejo de la eléctrica y no descartó acudir a los tribunales para lograrlo. La pasada semana, fuentes del mercado indicaron a Europa Press que ACS ha reiterado recientemente su voluntad de entrar en el órgano rector.

   El grupo constructor ha expresado además su deseo de alcanzar una participación del 20% en Iberdrola que le permita consolidar las cuentas de la eléctrica en sus resultados.

NUEVO SISTEMA DE RETRIBUCIÓN.

   Además de las reelecciones y de los nuevos nombramientos, la junta de finales de marzo someterá a aprobación el nuevo sistema de retribución al accionista, que permitirá optar entre recibir acciones liberadas o un importe equivalente en efectivo.

   El nuevo sistema, anunciado en diciembre, se pondrá en práctica en una fecha próxima a la del tradicional pago complementario del dividendo, que habitualmente tiene lugar en julio, y se aplicará posteriormente en una fecha próxima a la del pago a cuenta del dividendo 2010, que suele desembolsarse en diciembre.

   Para ejecutar el nuevo mecanismo, conocido como 'scrip dividend', Iberdrola someterá al visto bueno de la junta la aprobación de un aumento de capital social liberado que no tendrá efectos dilutivos y que permitirá dar entrada a las nuevas acciones.

   La ampliación podrá realizarse en dos ocasiones. La primera correspondería al tradicional pago complementario del dividendo de 2009 y ascendería a un máximo de 1.048 millones de euros, mientras que la segunda, en caso de que se ejecutase, se destinaría al pago a cuenta del dividendo de 2010 por un importe máximo de 818 millones. La suma de ambas alcanzaría un máximo de 1.866 millones, en el supuesto de que acudiese el 100% de los accionistas.