Al margen de la participación directa, que ha pasado del 17 al 18%, Iberdrola tiene una participación indirecta en Gamesa a través de IBV, que controla ahora un 12,8%. La participación indirecta de Iberdrola era antes del 7,4%, ya que IBV tenía un 14,8% del capital, pero ahora ha quedado reducida al 6,4%. La operación de compraventa se realizó ayer tras el cierre del mercado. En julio del año pasado, Iberdrola compró un 11% de Gamesa a Corporación IBV por 445 millones de euros, con lo que elevó su participación directa hasta el 17%. Anteriormente, en diciembre de 2004, la eléctrica había comprado a IBV un 6% de la compañía. El pasado abril, el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, dijo que la compañía está interesada en elevar su participación en Gamesa hasta el máximo que no le obligue a lanzar una opa, límite situado ahora en el 24,9%.