Iberdrola firmó hoy la ampliación en 1.000 millones de euros del Programa de Papel Comercial Europeo (ECP) y situó el límite de su saldo vivo máximo en 3.000 millones de euros, indicaron a Europa Press fuentes de la eléctrica. Los 'dealers' de este acuerdo son varias entidades financieras de primer nivel internacional, como BBVA, Bank of America, Barclays Capital, Credit Agricole CIB, Fortis Bank, ING Wholesale Banking, Morgan Stanley, Société Générale Corporate y UBS Investment Bank. Iberdrola inició su andadura en este mercado en 2003, coincidiendo con los inicios de su proceso de internacionalización, y lo hizo con un programa de 1.000 millones de euros que le permitió diversificar su base de inversores. La compañía dice haber recibido continuas muestras de confianza de los inversores en este mercado, incluso en situaciones de escasa liquidez y elevada volatilidad de los mercados.