Iberdrola ha firmado con National Grid, propietaria y operadora de la red inglesa, un contrato por el que dispondrá de una capacidad de regasificación anual a largo plazo de un máximo de 2,75 bcm (miles de millones de metros cúbicos) de gas en Reino Unido. Entrará en vigor a partir de octubre de 2010.
El acuerdo es fruto de una subasta organizada por el operador de red inglés mediante la cual ha colocado parte de la nueva capacidad con la que contará la planta regasificadora de Isle Of Grain, situada en la localidad de Kent (Inglaterra), la única terminal 'on-shore' operativa en Reino Unido, tras la ampliación prevista para 2010 hasta 6,7 bcm. La compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán, que ya había presentado una oferta preliminar en marzo de 2006, reiteró su interés por este proceso a finales del pasado año y mediante una propuesta vinculante, tras hacerse público el acuerdo de integración con Scottish Power, que culminó el pasado 23 de abril. Con la consecución de capacidad de regasificación en Reino Unido, Iberdrola ha comenzado a aprovechar las oportunidades de negocio fruto de la operación de integración con la eléctrica británica. Así, por medio de este contrato, la eléctrica no sólo podrá atender las necesidades de suministro de gas de la compañía escocesa sino que aumentarán sus opciones de optimizar la cartera aprovisionamientos de gas natural licuado (GNL) y de acceder a otros mercados internacionales. Además, este contrato aumenta la presencia de ambas empresas en el sector del gas. Scottish Power, aparte de comercializar a hogares e industrias en Gran Bretaña, con una cartera de dos millones de clientes (9% de la cuota), gracias a contratos de aprovisionamiento por gasoducto firmados a largo plazo con los yacimientos del mar del Norte, cuenta con 2.700 millones de metros cúbicos de capacidad de almacenamiento entre Reino Unido y Estados Unidos. Iberdrola, por su parte, se ha consolidado en 2006 como el segundo comercializador de gas en España y el principal promotor de infraestructuras gasistas.