A las 13.30, los títulos de Iberdrola cotizaban a 33,18 euros, frente a los 33,80 euros del cierre de ayer, después de intercambiar 4 millones de títulos por 130 millones de euros. Los analistas consideran que los rumores de que Iberdrola podría pagar en efectivo más dinero de lo que en principio se esperaba ha sido rechazado por los inversores, que verían esa condición con malos ojos.