Iberdrola alcanzó una producción de electricidad de 36.845 millones de kilovatios hora (kWh) durante los tres primeros meses del año, lo que supone un incremento del 4% respecto a la lograda en el mismo periodo del ejercicio anterior, según los datos provisionales de la compañía. La eléctrica achacó este crecimiento a su estrategia basada en la mayor aportación de las tecnologías limpias de generación y al proceso de expansión internacional. Así, las centrales eléctricas ubicadas fuera de España aportaron casi el 54% de toda la energía producida en el periodo.