HSBC rebajó la proyección de crecimiento para Brasil en 2009 a una contracción del 0,3%, en comparación a la estimación previa de una expansión del 0,1%, debido a una leve caída de la inversión corporativa y un menor consumo por hogar a medida que continúan los despidos. El desempleo en abril alcanzó el 8,9%. HSBC cree que podría ascender al 9,5%. Se proyecta un mejor crecimiento para 2010, y HSBC subió la proyección del PIB brasileño del 2,6% al 4,1%.