El HSBC, mayor banco de Europa, ha sido acusado por uno de sus accionistas de referencia de engañar a sus inversores sobre el plan de bonificaciones de los máximo ejecutivos, de acuerdo con un destacado anuncio que aparece hoy en las secciones económicas de los periódicos británicos. Knight Vinke, un fondo activista que lucha por cambios estratégicos en la entidad, señala este viernes -mismo día en que el HSBC informa sobre su estrategia- que el plan por el que los directivos deberían cobrar al menos unos ocho millones de euros en marzo del próximo año es "legalmente nulo".