La empresa contratista de Defensa ha anunciado un beneficio de 450 millones de dólares en el segundo trimestre del año, lo que representa un caída del 38% respecto al año anterior. La cifra se sitúa en línea con lo esperado por los analistas. La compañía, en cambio, adelanta que pro el momento no barajan "una recuperación en 2009".